Lunes28de Julio, 201404:07
Mientras más conozco Facebook, más “me gusta” Twitter
Imperfecciones de una red social transgresora.
Lunes,  10 de Septiembre, 2012   12:20

"El riesgo de utilización fraudulenta

que emana de una base de datos

con millones de rostros es inmenso”.

Johannes Caspar, defensor de las

libertades informáticas.

Puedo tolerar que me cambies el formato cada seis meses, aceptar que ahora la tendencia es usar el muro con portada, que me “sugieras amigos que quizás conozca” o, incluso, que me expongas a anuncios publicitarios.

Pero no voy a tolerar que vulneres mi información y que ofrezcas un servicio tan impreciso, burdo e inseguro.

Tengo problemas personales con la red social de Mark Zuckerberg. #ListoLoDije

No soporto la imprecisa pestaña “compartir”, que tiene como posibilidad el hacer propio lo ajeno, sin citar, sin referirse a la fuente. Hace poco logré calmar mi malestar de la ausencia de cita, gracias al retwit, que ofrece Twitter, y que permite anclar la fuente automáticamente.

Si sólo fuera yo la que se queja, si sólo fuera esa la vicisitud, creo que aquí mismo se acabaría la columna. Pero fortunadamente desde hace años el mundo viene respondiendo a las posibilidades que ofrece internet y a las reglas de juego que establecen (sin consultarnos y ni siquiera avisarnos) las redes sociales en general, y, sobre Facebook, particularmente ya van veintisiete países.

No es un secreto que en estos meses Alemania haya reabierto una investigación contra la técnica de reconocimiento de rostros de Facebook. En la que el comisario para las libertades informáticas de la ciudad de Hamburgo, Johannes Caspar, acusa a la empresa de estar creando una gran base de datos con las fotografías de sus usuarios, sin el permiso de éstos.

Otro caso famoso y muy reciente ocurrió en Irlanda, donde Facebook ha llegado a un acuerdo con las autoridades en el que la popular red social "se compromete, de momento, a no aplicar el reconocimiento facial a los nuevos inscritos" en la web, según Caspar, desearía al menos un comportamiento de este nivel en Alemania.

La crítica apunta a que Facebook, en lugar de dar la opción de mantenerse al margen de esta función, invita a habilitarla, de manera que el usuario tiene que ser proactivo para proteger sus datos.


¿Proactivo? Del tipo ¿estar alerta por la calle a ver si no me asaltan? ¿Ese tipo de usuario proactivo debo ser? Es como que Facebook te dice: te pongo las trampas y vos te las ingenias para esquivarlas y protegerte. En lugar de: te pongo la opción de elegir si querés o no ser parte de mi base de datos, si querés o no estar expuesto.

En todo caso, el grupo Facebook "rechazó cualquier obligación adicional y esto significa que la base de datos biométricos (con los rostros de las personas ya registradas) sigue siendo ilegal", según el derecho europeo.

Facebook maneja tecnología de biometría, ha desarrollado la función de reconocer cada rostro en milésimas de segundos y la puede aplicar a más de 650 millones de personas a nivel mundial. ¿cómo funciona?

Se activa a partir de las características diferenciadoras de los rostros humanos, como la distancia entre los ojos, (a)simetría y configuración externa del rostro. Utiliza complejos algoritmos o formulas lógico matemáticas cargadas en el sistema. Identificando primero que es un rostro dentro de la imagen y luego a qué persona (con nombre y apellidos) corresponde dentro de los contactos de la red social.

Y no me van a creer, pero lo paradójico del asunto es que la información es cargada, entregada y regalada por nosotros mismos, los inocentes usuarios, ¿por qué? Porque no conocemos las verdaderas implicancias de etiquetar. Al cargar preferencias en Facebook de fotos, videos, etiquetas de personas, lugares o cosas estamos aportando a la digitalización de lo humano y las interacciones sociales. Pero si el usuario no le entrega la etiqueta (significado o nombre) Facebook no tendría como reconocerlo. (TODAVÍA).

Caspar lamenta que "Facebook deje pasar el tiempo en vez de buscar una decisión amistosa" y reclama "como mínimo" que la web pida a todos sus inscritos que le den la autorización para conservar sus datos. De lo contrario estima que Facebook debe borrar su base de datos.

Afortunadamente el reconocimiento de rostro se puede desactivar en tres pasos:

a) Haces click en Configuración de privacidad.
b) Haces click en Personalizar la configuración.
c) Finalmente modificas la opción: Sugerirme para las etiquetas de las fotos de mis amigos.

Facebook hace que sus opciones sean “Opt-Out”, es decir, aplicar sin preguntar, en lugar de hacerlas “Opt-in”, es decir, consultar con el usuario antes de aplicarlas. Pareciera no aprender y seguir con esa teoría de “mejor pedir perdón que permiso”.

La verdad es que, a medida que avanza su uso, se vuelve cada vez más imperfecta, tal vez adrede.

Escrito | Raquel Orozco Tapia. @raquelorozco

 

Google Publicidad

© elSistema.info 2010 no es responsable por lo publicado por usuarios o terceros | Todos los derechos reservados Este material no puede ser publicado, reescrito, redistribuido y/o reenviado sin la previa autorización de elSistema.info - Santa Cruz de la Sierra (Bolivia)